Placer posmoderno (7): ¿Placer solitario o compartido? Las redes sociales

 

 

Placer posmoderno (1): La “revolución silenciosa” del placer

Placer posmoderno (2): Me gusta mimarme o el placer de consumir

Placer posmoderno (3): Del hogar tradicional a la casa placentera

Placer posmoderno (4): La explosión de los sentidos y la relajación deseada

Placer posmoderno (5): Comer y chocolatear, principales fuentes de placer

Placer posmoderno (6): El sexo desbocado … y templado

¿Placer solitario o compartido?: Las redes sociales

or1Según el CIS, el 97% de los españoles considera que la amistad es fundamental para conseguir la felicidad. Las redes sociales, el capital social, especialmente la familia y los amigos, se convierten en uno de los requisitos de la satisfacción vital. Sin embargo, en 15 años, los hogares unipersonales se han duplicado en España, alcanzando los tres millones y medio. Pero la soledad ya no implica necesariamente infelicidad. En un mundo “conectado”, todo debe ser reinterpretado. Como remedio al aislamiento, las TIC permiten generar nuevas formas de sociabilidad como las redes sociales.

or2España, junto a países como Brasil, superan con mucho a otros países europeos. El 70% de los españoles accede actualmente a las redes sociales. Los jóvenes reconocen que sienten un especial placer al “conectarse”. Esta “conexión” debe entenderse como una actividad multidimensional y pluriemocional pues consiste en compaginar de forma casi simultánea el uso del móvil, el messenger, la consulta a sus redes sociales y otear mientras tanto la televisión y sus series preferidas.

or3.jpgNo sólo los jóvenes, sino también las mujeres parecen encontrar un inusitado deleite en la conexión a la red. Un estudio desarrollado entre 800 mujeres de cinco países europeos, entre ellos España, desvela que las españolas, junto con las italianas, son las que más tiempo están conectadas a la red, dedicándole una media diaria de 3 horas y 20 minutos. Un 78% de las españolas reconoce que, al margen de utilitarismo, se conectan porque “es ante todo un placer”. Por el contrario, a las alemanas parece que la red no les hace tanta gracia ya que sólo un 39% reconoce que les produce esa sensación placentera.

or4Emerge un nuevo fenómeno detectado por Bren Coker, de la Universidad de Melbourne, que denomina WILB (Workplace Internet Leisure Browsing). Se trata de la tendencia a entretenerse en el trabajo conectándose de vez en cuando a la red. Es un placer al cual se van dedicando breves periodos de tiempo a lo largo de la jornada laboral; con el aliciente de no ser descubiertos por el jefe y que –según Coker– provoca que aumente la productividad. Tras los momentos de relax internáutico, la concentración vuelve y el trabajo se torna más eficaz.

Un comentario en “Placer posmoderno (7): ¿Placer solitario o compartido? Las redes sociales

  1. Pingback: Placer posmoderno (y 8): Los iconos del placer y la crisis | Anotaciones de Javier Barraycoa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s