¿Gangrena o Metástasis?

images (1)

Los errores de percepción en las enfermedades, no leer con claridad los síntomas o equivocarse en la interpretación de los datos, puede desembocar en terapias inútiles o letales. Paseando por España es frecuente encontrarse con buenas gentes que con facilidad generalizan lo que está pasando en nuestro Principado, afirmando que son “cosas de los catalanes”. Otros con menos luces, piden que el Estado español conceda la independencia de Cataluña y a otra cosa mariposa, como si así todo fuera ir a mejor. Es la misma ingenua estulticia de los separatistas que creen que la independencia se consigue con una Declaración unilateral y automáticamente te suben el salario mínimo profesional, la pensión y hasta la esperanza de vida.

Muchos han querido ver el independentismo como una gangrena, esto es, como la putrefacción de una parte del cuerpo social que debe ser tratada con terapias de shock o amputar el miembro. En las Vascongadas, la ardua lucha contra el nacionalismo (especialmente cruel por las cobardes sumisiones de los gobiernos centrales, al nacionalismo) ha dejado a la sociedad como cauterizada. Es una sociedad atrofiada con apariencia de vitalidad pero en constante riesgo de infección. Sino véase cómo se expande el mal por Navarra, a la velocidad del rayo. Para Cataluña algunos apuestan por tratar al nacionalismo como una gangrena peligrosa en la que debe extirparse el órgano putrefacto para salvar al resto de España.

Pero quizá la metáfora que más le conviene a España es la de la metástasis y no la de la gangrena.

Pero quizá la metáfora que más le conviene a España es la de la metástasis y no la de la gangrena. Puede que un tumor maligno se detecte en un punto o puntos concretos. Y puede que los tratamientos se deban aplicar ahí. Pero hay que tener en cuenta que el origen de muchas enfermedades no está en el lugar donde se manifiesta. Y esta es la falta de perspectiva de la que carecemos la mayoría de españoles. ¿Cuántas veces se ha extirpado un tumor maligno y eso no ha impedido la metástasis en todo el cuerpo? El mal que nos aqueja, podemos afirmar, se asemeja más a la metástasis que a la gangrena. Hoy está difundido por toda España. Hemos errado en el análisis y hemos confundido el efecto con la causa. El independentismo es una disgregación de un cuerpo enfermo en lo más profundo de ser, esto es, en su alma. Y hay que atenderla primero para después restaurar su cuerpo material.

¿No vemos acaso que el separatismo se está manifestando en los lugares más insospechados? De repente, ha renacido la vieja reivindicación de una autonomía leonesa separado de Castilla, mientras que el Bierzo desea separarse de León. Asturias, alma de la Reconquista, quiere que el astur se convierta en una lengua co-oficial (para que las sectas lingüísticas que ya conocemos en Cataluña y Vascongadas obtengan sus prebendas). Hasta una fabla llamada “cantabru” pretende renacer como si detrás tuviera a todo un Nebrija detrás. Para colmo, La Línea de la Concepción, en Cádiz, quiere separarse de Andalucía. Como podemos comprender, en todo esto nada que ver la familia Pujol. Todo ello son manifestaciones de una metástasis que empieza a manifestar sus primeros y aún débiles síntomas. El pujolismo surgió de la dejadez de unos gobernantes que carecían de sentido de Estado, de Patria y de Historia.

Necesitamos anticuerpos, pero estos quizá los podamos generar con más facilidad en la periferia que en el centro.

Si todo cuerpo estuviera gangrenado ¿cómo amputar su totalidad? Es absurdo. Estamos, sin lugar a dudas, en la primera fase de una metástasis y quizá el tumor no esté en las periferias del cuerpo, sino en su centro neurálgico, tanto anímico como físico. No nos cansaremos de decir que el independentismo es fuerte porque nadie ha querido tratarlo con la contundencia que exigía el bien común de España. Peor aún, las pequeñas terapias como un 155, un juicio de pacotilla y una pronta excarcelación de presos golpistas, sólo servirán para que los síntomas del mal rebroten con más virulencia y con la connivencia de un gobierno que amenaza con intoxicar las pocas células sanas de esta sociedad. Necesitamos anticuerpos, pero estos quizá los podamos generar con más facilidad en la periferia que en el centro. Pues de momento somos los que hemos sufrido los síntomas y estamos alerta. Y quizá la sorpresa se la lleven algunos al descubrir que si se hunde España será por el centro, absorbida por el agujero negro de una casta que ha pactado con el Diablo –en forma de oligarquías periféricas- hasta robarnos el alma a los españoles, único principio realmente unitivo.

Javier Barraycoa

2 comentarios en “¿Gangrena o Metástasis?

  1. El diagnóstico no puede ser más acertado. Hay más cosas aún. El desmantelamiento de España desde la misma Transición. Es la teoría del profesor Álvaro d’Ors en la violencia y el orden. Lo estoy leyendo durante un viaje a Francia y pese a todo la sensación es que nuestros vecinos resisten mejor: comercio francés, marcas francesas, cajas de ahorro que lo son, calles animadas y más francés que turismo al menos en Lyon, que sería la Barcelona de Francia (segunda o tercera ciudad). Habría que intentar entender la falta de resistencia de nuestras élites a la venta de España al gran capital y a la progresiva depauperacion de la clase media que parece imparable

    Me gusta

Responder a Miguel del Pozo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s