Mi Sagrada Familia (III): arte y liturgia, las influencias sobre Gaudí.

1.- Los mitos sobre un Gaudí masón o esotérico.

Mi sagrada Familia (I): Los mitos sobre un Gaudí masón o esotérico.

2.- El origen josefino de la Sagrada Familia.

https://barraycoa.com/2016/11/11/mi-sagrada-familia-ii-el-origen-josefino-de-la-sagrada-familia/

3.- Reflexiones sobre arte y liturgia: las influencias que recibió Gaudí

despacho-junto-al-taller

Despacho de Gaudí, junto al Taller, en la Sagrada Familia

Un hombre se conoce por su biblioteca. La de Gaudí era escasa pero muy significativa. Entre las obras de su biblioteca, se encontraban desde el Kempis, hasta el Misal Romano (hoy banalizado, pero el de san Pío V era venerado por la Cristiandad por sus numerosas y ricas rúbricas que eran fuente de devoción y conocimiento teológico), pasando por obras tan entrañables como El Criterio de Balmes, el Canigó y L´Atlàntida de Verdaguer, o las obras que Torras y Bages le remitía. Pero cabe destacar entre ellas El Año Litúrgico de Dom Gueranguer. Éste fue el reformador de Solesmes y uno de los grandes impulsores de la reforma litúrgica tan decaída a finales del siglo XIX.

Pero también la Sagrada Familia es una representación del Apocalipsis de la Jerusalén Celeste que se encuentra con la Terrena.

luz

Efecto luz descendente

Gaudí fue concibiendo la Sagrada Familia como una liturgia y catequesis en piedra que debía servir a las verdades de fe. A diferencia de otros edificios religiosos las imágenes debían dominar el exterior exponiendo la fe católica. Para Gaudí, las imágenes no debían estar dentro de la Iglesia sino fuera, para “catequizar” a quien se acercase, especialmente a lo obreros (recordemos que la Sagrada Familia se empezó a construir en lo que era un arrabal obrero de Barcelona). Pero también la Sagrada Familia es una representación del Apocalipsis de la Jerusalén Celeste que se encuentra con la Terrena. De ahí que Gaudí juegue con la luz (crea su arquitectura en el interior un efecto de luz que cae del cielo) y lo combina con signos de elevación que luego expondremos. Así da a entender que la Sagrada Familia, como templo, es un encuentro de la Jerusalén terrena con la Jerusalén celeste.

Analicemos estos aspectos:

interior__sagrada-familia_vitralls-grua-046

Respecto a la liturgia, se engarza con la arquitectura ya que Gaudí la considera un punto de intersección entre el espacio y la oración: lex orandi. Por lo tanto el espacio debe jugar con dos elementos: la luz y la oración. Nos han quedado estas frase de Gaudí: «La arquitectura es el primer arte plástico. Toda su excelencia viene de la luz. La arquitectura es la ordenación de la luz». Y la luz es lo que permite que resplandezca la belleza y a su vez, decía Gaudí, «La Belleza es el resplandor de la Verdad» o “la gloria es la luz, la luz es la alegría y la alegría es el placer del espíritu”.

«La arquitectura es el primer arte plástico. Toda su excelencia viene de la luz. La arquitectura es la ordenación de la luz».

¿De dónde salen estas reflexiones que tanto se asemejan al pensamiento clásico y escolástico sobre el arte? Por ejemplo, Santo Tomás de Aquino en la Suma Teológica II-II, q. 145, 2: “Lo bello está constituido por el esplendor … Dios es bello como causa de esplendor y armonía de las cosas”. No es que Gaudí leyera la Suma teológica, pero sí aprendió de un gran tomista: el Dr. Torras i Bages. Gaudí había frecuentado el círculo artístico de Sant Lluc, que acogía a los artistas católicos en Barcelona. Las sesiones inaugurales, fueron dictadas por Torras y Bages que era el consiliario.

torrasybages

Gaudí, Tooras y Bages y Jaume Collell

Leyendo esas conferencias, se descubre cómo Gaudí se inspiró en ellas en sus reflexiones sobre la luz, el esplendor y la gloria, así como del arte y la belleza como reflejo de la divinidad. Esas conferencias, a su vez, estaban inspiradas en los textos de Santo Tomás que aluden al arte. En una de ellas Torras y Bages (p. 56) decía: “El principio del Arte consiste en un movimiento de ascensión en búsqueda de lo infinito”.

Como hemos dicho, en la Sagrada Familia se representa el encuentro de la Jerusalén celeste y la terrenal: la que baja y de ahí el magistral juego de luces de las cristaleras que permiten “ver” como desciende la luz a la construcción arquitectónica que se eleva. Para entender este juego arquitectónico, hay que conocer una de las pasiones de nuestro protagonista, que quedó reflejada en la Sagrada Familia, era su devoción al canto gregoriano. Gaudí acudía frecuentemente a San Felipe Neri, famosa ya por su dedicación a la música sacra, y donde estaba su director espiritual, el padre Agustí Mas Folch (carlista y mártir en 1936) y seguidores fervientes de las reformas litúrgicas de Dom Gueranguer. Ahí se apuntó a cursos de gregoriano que inspiraron tanto las torres campanario, como la coral de la Sagrada Familia. El espacio elevado de la coral, fue diseñado para 3.000 cantores, deseando que sus voces se resonaran fuera del Templo.

agusti

P. Agustí Mas Folch, carlista y confesor de Gaudí. Mártir en 1937.

Por aquella época, San Pío X publicó el motu proprio “Tra le sollecitudini” (22-XI-1903), en cuyo n. 3 escribía textualmente: “Procúrese, especialmente, que el pueblo vuelva a adquirir la costumbre de usar el canto gregoriano, para que los fieles tomen de nuevo parte más activa en el oficio divino, como solían antiguamente”. A partir de las palabras del papa, tanto Lluís Millet como el padre Lluís Maria de Valls (otro oratoriano) y el propio Antoni Gaudí redoblaron sus esfuerzos para difundir el canto gregoriano y el canto litúrgico popular.

Igualmente, las torres debían albergar campanas tubulares que acompañaran a la coral. Así, en cada una de las torres, se escriben nueve “Sanctus”: tres en honor al Padre, tres en honor al Hijo, tres en honor al Espíritu Santo”. Tanto la piedra, como las voces humanas, debían estar al servicio del culto. Los Sanctus eran rojos, amarillos y naranjas, para reflejar la procesión del espíritu Santo del padre y del Hijo. Los sanctus acompañan a oras inscripciones “Hosana in excelsis”; la oración está en sentido “ascendente” abajo los “sactus” y arriba los “Hossana in excelsis”.

sanctus-sagrada-familia-6482309El mismo san Pío X, en los números 15-17 de su decreto “Tra le Sollecitudini”, de 22-XI-1903, lo permitía: “Si bien la música de la iglesia es exclusivamente vocal, esto no obstante, también se permite la música con acompañamiento de órgano. (…) Como el canto debe dominar siempre, el órgano y los demás instrumentos deben sostenerlo sencillamente, y no oprimirlo. No está permitido anteponer al canto largos preludios o interrumpirlo con piezas de intermedio”. Y así lo hizo Gaudí: diseñar en la Sagrada Familia armonios escondidos y proporcionados a su función estricta de sostener el canto gregoriano de la asamblea cristiana.

Un comentario en “Mi Sagrada Familia (III): arte y liturgia, las influencias sobre Gaudí.

  1. Pingback: Mi Sagrada Familia (y IV): una visión global. | Anotaciones de Javier Barraycoa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s