Mi Sagrada Familia (II): El origen josefino de la Sagrada Familia

1.- Los mitos sobre un Gaudí masón o esotérico.

https://barraycoa.com/2016/11/10/mi-sagrada-familia-i-los-mitos-sobre-un-gaudi-mason-o-esoterico/

2.- El origen josefino de la Sagrada Familia.

bocabemanya

El P. José Manyanet y su visión de un templo

La Sagrada Familia se remonta en su origen, como idea y sentir, a la figura de San José Manyanet. Este insigne santo catalán, fundador de la Congregación de los hijos de la Sagrada Familia, ante los acontecimientos que rodeaban a España y la Iglesia, tuvo una suerte de inspiración o inquietud. Había sido testigo de la revolución septembrina, de las persecuciones religiosas que se estaban viviendo en España y, sobre todo, de los ataques que estaba recibiendo el Papado con el surgimiento de la unificación de Italia y el robo de los Estados Pontificios.

Se iba además a convocar el Concilio Vaticano I con grave riesgo para la Iglesia Universal. Ante todo ello, escribió una carta al Obispo Caixal en la que le relataba: “Me vino la idea de interesar al glorioso Patriarca san José en este importantísimo negocio por medio de la erección de un Templo expiatorio fabricado por la caridad de los españoles, grabando en su frontispicio, para memoria de las generaciones futuras, éstas o parecidas palabras: Al glorioso Patriarca san José, Patrón de la Iglesia Universal y restaurador de España.

El Padre Manyanet, envió una copia de esta carta a un hombre singular: José María Bocabella, que era el editor de El Propagador de San José. Éste era el boletín de la Asociación espiritual de devotos de san José. Será Bocabella el que tome el reto de iniciar ese templo, solicitando a través de El propagador las limosnas que permitan erigir esa obra. La iglesia aunque previamente fue encargada a otro arquitecto, posteriormente pasaría a manos de Gaudí.

Grabando en su frontispicio, para memoria de las generaciones futuras, éstas o parecidas palabras: Al glorioso Patriarca san José, Patrón de la Iglesia Universal y restaurador de España”.

El arquitecto catalán siempre tuvo claro estos orígenes de la Sagrada Familia y en alguna ocasión llegó a expresar que si ese templo no iba a ser expiatorio, entonces no tendría ningún sentido. Al colocarse la primera piedra, el 19 de marzo de 1882, El Correo Catalán publicaba unas significativas frases: “Expiar, es decir, pedir a Dios perdón y misericordia por los pecados que contra Él se cometen en España, y de los que no ha mucho se cometieron en los templos de Barcelona”, en referencia a las tristemente célebres revueltas revolucionarias y atentados anarquistas que constantemente sufría la ciudad.

bocabella

José María Bocabella, el visionario al que debemos la Sagrada Familia

José María Bocabella, hombre culto y devoto que en 1866 fundó la Asociación Espiritual de Devotos de San José, que tenía por objetivo alcanzar, mediante la protección de San José, el triunfo de la Iglesia Católica en una época en la que el fenómeno de descristianización se veía propulsado por la Revolución Industrial y sus cambios sociales. La idea del templo ya estaba en su mente desde que en 1872 fue a Roma para hacer una ofrenda al Santo Padre. Antes de regresar pasó por Loreto donde pudo observar su preciosa iglesia en la que según la tradición está la casa de Nazaret. Allí fue donde tuvo la idea de hacer un templo expiatorio en Barcelona dedicado a la Sagrada Familia réplica del que vio en esa población italiana.

El Propagador de la devoción a san José, la revista del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, era permanentemente combativa contra la masonería y sus planes de implantar un estado laico. La modernidad acechaba con persecuciones que más tarde se reproducirán, en 1909, con la semana trágica de la que Gaudí fue testigo de primera mano. La Iglesia, desde Pío VII había contemplado la modernidad como una rebelión contra la Cristiandad. Este Papa sufrió en sus propias carnes el secuestro de Napoleón y su sentencia de muerte de sobre la Iglesia.

la Iglesia siempre ha visto a san José como el remedio a los males sociales que trae la modernidad, como bien se refleja en la Quamquam pluries de León XIII

Ante ello, secuestrado en el castillo de Fonteneblau, confió a san José la protección de la Iglesia y su misión fue tan bien cumplida que, al poco, Napoleón retornó los Estados Pontificios al Papa. Desde entonces, la Iglesia siempre ha visto a san José como el remedio a los males sociales que trae la modernidad, como bien se refleja en la Quamquam pluries de León XIII, o en la Divini Redemptoris de Pío XI, hasta llegar a la Redemptoris custos de Juan Pablo II.

 

2 comentarios en “Mi Sagrada Familia (II): El origen josefino de la Sagrada Familia

  1. Pingback: Mi Sagrada Familia (III): arte y liturgia, las influencias sobre Gaudí. | Anotaciones de Javier Barraycoa

  2. Pingback: Mi Sagrada Familia (y IV): una visión global. | Anotaciones de Javier Barraycoa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s