Los otros

daqm6l7w4aaizre.jpg

Los otros es una infumable película de 2001, dirigida por Alejandro Amenábar que aprovechó el tirón de la actriz Nicole Kidman. Bueno, sobre gustos no hay nada escrito, pero la película era bastante predecible. Si alguien no la ha visto, le fastidio el final. Una familia durante la II Guerra Mundial está recluida en una casa esperando que llegue el padre. Mientras, van asomando fantasmas que parecen acecharles y poner en peligro su existencia. Total, que al final se descubre que los fantasmas son ellos y los que acechan la casa son los seres realmente vivos.

Lo dicho la película no da más de sí, pero nos recuerda terriblemente la situación catalana. Hasta hace poco los fantasmas parecíamos la gente invisible o que nos habían desterrado de la vida pública. El nacionalismo había conseguido que su fantasía (palabra que deriva de phantasma) se impusiera como la única realidad, como el mejor mundo posible tal y como proponía Leibnitz. Era imposible dudar del ensueño creado, constantemente lo decía TV3 y ¿quién podía dudar de ella? Todos aquellos que se atrevían a poner en duda la arcadia virtual eran acusados de fascistas y antidemócratas. La fantasía era tan real que era inimaginable que pudiera desintegrase en un momento dado. Al igual que era inimaginable que uno de los responsables de un golpe de estado constitucional pudiera campar a sus anchas afirmando que seguía siendo el Presidente de Cataluña.

Hemos descubierto que somos normales y que los antaño héroes de la patria nacionalista van dando bandazos como zombies pos-apocalípticos enganchando lazos amarillos por doquier que misteriosamente pronto desaparecen.

 Pero un día todo cambió. Los que coreaban a Puigdemont como una presidente real, con un gobierno real en un exilio real, empezaron a darse cuenta que todo era pura fantasmada. Lo malo es que nadie se había atrevido a decírselo al de Amer. Y eso que era fácil. Bastaba con que alguien cercano le dijera, Carlitos, que ya no eres presidente, que no hay consejeros elegidos por ti, que la autonomía está intervenida. Que hay que formar gobierno regional de una vez. Pero nada, Puigdemont sigue en sus trece. Está convencido de que España es una entelequia incapaz de detener a la República Catalana.
Desde Artur Mas, pasando por Junqueras, le piden a gritos que despierte de su espectral sueño, pero Puigdemont está en modo ronquido profundo. Y claro, Cataluña no puede soportar otra sobredosis de fantasías animadas de ayer y hoy. Pero él erre que erre, quiere en la próxima investidura del 14 ser el candidato, y sino otro pelagatos y luego … se acabaron los plazos y volverá a ponerse en marcha el día de la marmota.

En cuatro años hemos aprendido a pasar de los fantasmas, estén en Cataluña estén asentados en sus poltronas de Madrid. Las calles son para los vivos y de momento eso es lo que estamos recuperando.

Hasta el 30 de septiembre -la manifestación que precedió al referéndum ilegal del 1-O, y que despertó a Cataluña de su marasmo-, los catalanes leales creíamos ser almas en pena. Pero ahora nos sentimos más vivos que nunca. Hemos descubierto que somos normales y que los antaño héroes de la patria nacionalista van dando bandazos como zombies pos-apocalípticos enganchando lazos amarillos por doquier que misteriosamente pronto desaparecen. El surrealismo de la casa de Los otros, metáfora de la Casa Gran del Catalanisme, cada día nos sorprende con episodios dignos de opereta decimonónica. Ahí van unos ejemplos. La Unversidad Ramón Llull (aunque lo disimulen, la de la Iglesia catalana), crea la cátedra o beca Raül Romeva; Jordi Pujol vuelve a salir a la luz pública para recibir un homenaje a su trayectoria política; nos llegan fotos de Bruselas de un melancólico Toni Comín dándole al piano y entonando canciones de Lluís Llach (el cual ya suponemos en su paraíso senegalés); Anna Gabriel no para de pedir pasta a sus paisanos de Sallent, pero éstos ya no van ni a los conciertos solidarios. Eso sí, no enteramos que está en una zona chupi-guay de Ginebra y tiene como vecina a la infanta Cristina. De Marta Rovira dicen que ha encontrado trabajo de doble de Doña Rogelia en un club nocturno suizo.

Tendremos por delante unos días divertidos contemplando tres posibles intentos de investidura en menos de 15 días. Puede pasar de todo, incuso que ERC deje definitivamente tirado a Puigdemont, y que el separatismo acabe en el mayor de los ridículos. O bien puede que consigan un pacto in extremis y consigan president, govern, y que Rajoy suspire levantando el 155 para conseguir los votos de PNV, sus Presupuestos Generales de Estado y su añorada permanencia en el poder. Pero no se preocupen. Todo esto ocurre en el interior de la casa, como en la película, nosotros estamos vivos, exultantes. En cuatro años hemos aprendido a pasar de los fantasmas, estén en Cataluña estén asentados en sus poltronas de Madrid. Las calles son para los vivos y de momento eso es lo que estamos recuperando.

2 comentarios en “Los otros

  1. Las manifestaciones de los catalanes leales, han sido utilizadas, por no escribir manipuladas, para promocionar C’s, VOX y PP aunque a este último le ha ido peor electoralmente. El asociacionismo ha servido para que SCC refuerce el régimen de 1978, ha llegado el momento de hacer política Patriota, de lo contrario la centroderecha la hará por los Patriotas. Menos películas y más alternativa politica Patriota.

    Le gusta a 2 personas

    • De hecho, José, hay quien incluso asocia “Tabarnia” con Ciudadanos, PP y demás y por mucho que les expliques que Tabarnia es un movimiento- espejo revulsivo del “nazional- catalanismo” siguen con su borregada…. De las siglas, partidos y demás, hay que huír como DE LA PESTE.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s