‘Demolition Man’

20180716-203459_imagenes

Para acabar de rematar la autodemolición, una de las grandes asociaciones civiles que teóricamente representan el españolismo y el constitucionalismo en Cataluña, no paran de reclamar un acercamiento a la ANC y Omnium cultural.

 

6d150788408fc8736d92a8768db81255.jpg“Demolition Man” es posiblemente una de las peores películas de acción de la historia del cine comercial, protagonizada por Silvester Stallone y director desconocido. Por salvar la película, decir que nos presentó al gran público a una jovencita Sandra Bullock. Algo es algo.. Y estas son las líneas que merece por mi parte esta película.

Aunque el título tiene su qué. La prueba que los catalanes somos españoles es nuestro gusto por el deporte nacional: demolerlo todo, a lo Stallone. Pongamos dos ejemplos, uno nacional y otro regional. Por suerte o desgracia, se está cumpliendo las prospectivas que quedaron plasmadas sobre el futuro de la actual dinastía reinante en un libro que titulé “Doble Abdicación”.

De momento la familia Borbón sufre dos acosos y derribos, uno externo y otro interno. El frente externo se inauguraba, escribía un servidor, cuando el pacto de “inviolabilidad” de la figura de Juan Carlos de Borbón, se quebraba y llevaba a su abdicación.

Durante años el “monarca campechano”, el “salvador de la democracia” el 23-F, era intocable por los medios de comunicación. Así se le pagaba la “desmemoria histórica” de haber jurado las Leyes del Movimiento, para posteriormente sancionar la Constitución del 78. Desde mis desbocadas hipótesis, en ese libro dejaba entrever que a Don Juan Carlos le permitirían ver en la Jefatura de Estado a su hijo, pero que llegaran sus nietos ya no estaba tan claro. De hecho, la Constitución española tiene todavía armada la espoleta que puede hacerla saltar por los aires: la reglamentación de la sucesión en la Jefatura del Estado, que en el redactado actual sólo quedaba explicitada para Don Felipe. Lo demás es terreno desconocido. Como el melón constitucional se tendrá que abrir, sí o sí, el arco parlamentario –secuestrado por las fuerzas nacionalistas- pedirá un retoque federalista de la Constitución para solucionar “definitivamente” el encaje de los nacionalismos periféricos (¡qué horror de expresión, por Dios!).

Se empieza a esbozar el cumplimiento de la profecía de Pujol ante la famosa Comisión en el Parlament de Catalunya: “si se agitan unas ramas caerán los nidos, y luego todo el árbol”.

Jaime_Penafiel-Reina_Letizia-Reina_Sofia-Juan_Carlos_I-Palacio_de_Marivent-Palma_de_Mallorca-Casas_Reales_296984159_72368281_1024x576.jpgY así se encauzará a los Borbón y Borbón en unas marismas movedizas a las que solo podrían sobrevivir manteniendo una imagen institucional sólida y cohesionada. Pero hasta la dinastía liberal reinante parece haber decidido autodemolerse. Las tensiones Leticia Ortíz-Doña Sofía, son semejantes a una confrontación entre el Liverpool y el Manchester. Desde que Juan Carlos adquirió por derecho propio el título de “Mata elefantes” (hay fotos que matan), que sustituyó al de “Rey campechano”, su popularidad cayó como las acciones de Abengoa. En ese momento, la abdicación fue decretada por poderes que le superaban. La esperanza era que la juventud de Felipe salvara los muebles. Pero el actual jefe de Estado tiene una destroyer en Palacio llamada Letizia.

Para colmo, los morritos de Corinna han cantado la parrala. Lo que todos sabíamos, una de las psicópatas más interesantes del ámbito cortesano lo ha dado a conocer: Jordi Pujol y Don Juan Carlos utilizaban el mismo testaferro en Suiza, el intrigante Arturo Fasana. Se empieza a esbozar el cumplimiento de la profecía de Pujol ante la famosa Comisión en el Parlament de Catalunya: “si se agitan unas ramas caerán los nidos, y luego todo el árbol”.

Las ramas entrelazadas del encargado de garantizar la unidad de España, y el ambicioso empeñado en destruirla, es un ejemplo claro del carácter  autodemoledor de la política española. El caso Pujol nos remite a Cataluña como otro ejemplo de autodemolición hispánica. Puigdemont es como la sarna, se resiste a desaparecer. Para ello es capaz de diseñar la voladura del pujolismo y los restos de la vieja CiU. En estos momentos, las viejecitas separatistas que siguen tejiendo a destajo bufandas amarillas en los locales parroquiales de la Cataluña interior, ya no entienden nada. Puigdemont no quiere ser presidente del PDeCAT. ¿Milagro?, ¿un político sin pretensiones? No, estrategia. El PDeCAT está sufriendo una OPA. Puigdemont lo quiere integrar en lo que era una mera marca electoral: Junts per Catalunya. Por si acaso, dos de sus adláteres ya han registrado sendos nuevos partidos o marcas electorales: Junts per la República y “Movimiento 1 de Octubre” (no se emocionen, no tiene nada que ver con el día de Caudillo).

Puigdemont es como la sarna, se resiste a desaparecer. Para ello es capaz de diseñar la voladura del pujolismo y los restos de la vieja CiU. En estos momentos, las viejecitas separatistas que siguen tejiendo a destajo bufandas amarillas en los locales parroquiales de la Cataluña interior, ya no entienden nada.

puigdemont-junqueras-erc-cdc.jpgEstas acciones han puesto en marcha todo tipo de rumores, desde la precipitación de nuevas elecciones autonómicas por parte de Puigdemont, para demoler los restos del PDeCAT (de facto ya ha acercado a su vera al viejo núcleo dirigente y más radical). Igualmente llevaría a un escenario terrible al separatismo donde cuatro partidos optarían por el monopolio del independentismo. A eso hay que sumar las sempiternas  ambigüedades de los Comunes, y del PSC. Y, cómo no, Arrimadas empieza a desgastarse en las encuestas. Su discurso es repetitivo y empieza a aburrir y el PP mejor no mentarlo.

Para acabar de rematar la autodemolición, una de las grandes asociaciones civiles que teóricamente representan el españolismo y el constitucionalismo en Cataluña, no paran de reclamar un acercamiento a la ANC y Omnium cultural. Estupefacción en la resistencia catalana antinacionalista. Hay que rebajar tensiones, argumentan sin darse cuenta que provocan hipertensión en todos los que habían confiado en ellos. Y por si fuera poco han adoptado un nuevo mantra: el acercamiento de golpistas a Cataluña es positivo y parte de la normalización democrática. Insólito, pero esto es lo que tienen los procesos de autodemolición.

3 comentarios en “‘Demolition Man’

  1. Creo que el Rey actual no esta relacionado con las corrupciones de su padre y otros, todavia es el capitan general del ejercito.Creo que algun estratega teniente general puede indicarle que parte de la Constitucion habla de atribuciones del Rey, elevar el nivel de alerta del 4 al 5 que implica que unos 5000 militares esten disponibles para ir a Cataluña como hizo la extraordinaria guardia civil y policias nacionales, cobrando muy poco y no dañando a inocentes, yo me fio mas de los militares que de los politicos.El PP en sus ultimos años ha sido la hecatombe en Cataluña y en el resto de España, los politicos son miseria moral, salvo excepciones, los militares tienen valores y que los militares tengan que obedecer a miserables politicos.A los jueces y magistrados corrompidos hay que expulsarles. Todavia seguimos en lucha, no perdamos la paciencia o recuperemosla tras el cansancio.

    Me gusta

  2. Pingback: Cisma en el separatismo: JxCat carga contra Torrent y ERC les acusa de “mentir de manera descarada”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s