Mentiras

caverna.jpg

Hay mentiras piadosas, ¿piadosas? No sé si piadosas pero al menos edulcoradas para que a más de uno no se le atragante la realidad. No mentiré negando que no se me escapan mentiras piadosas de vez en cuando. Al respecto nadie puede engañarse. Estamos atrapados en el círculo de las mentiras propias de nuestra condición humana y del fruto de un árbol que nunca debió ser consumido. El único consuelo de la presencia de las mentiras es que si ellas existen, inevitablemente también existen verdades. Y si estas son reales es porque hay un fundamento donde reposan, que es la Verdad con mayúscula. Dicho lo cual, entre verdades y mentiras deambulamos por este valle de lágrimas, muchas veces forzando la risa para disimular nuestra contingencia espiritual y material. Pero el problema ya no es simplemente mentir o autoengañarse, sino entronizar la mentira como postura vital inevitable.

La cuestión hay que traerla también, desgraciadamente, al orden político y social. Y la pregunta es inevitable. ¿Por qué mienten sistemáticamente los políticos? Alguno responderá que porque son hombres como todos los hijos de Eva. Pero, la contestación no es suficiente ya que en la modernidad política la mentira ya no es algo accidental, sino estructural y esencial para que el sistema funcione. Ojalá que lo afirmado hasta aquí fuera una mera intuición. Lo malo es cuando uno encuentra que la necesidad de la mentira en el orden político fue teorizada y defendida por grandes pensadores.

la “mentira noble”. Esta vendría a ser una mitología necesaria inventada por una elite para mantener la cohesión social, por tanto sería una mentira institucionalizada necesaria para el funcionamiento de la sociedad.

Nietzsche escribía en 1873 un opúsculo titulado Sobre verdad y mentira en sentido extramoral, en el que afirmaba que la verdad es una ilusión de la arrogancia humana. En este discurso, el alemán pretendía humillar al narcisismo y al antropocentrismo, arrojando al hombre a un cosmos de angustias y miserias sin redención, donde la “verdad” es la ocultación de esta única verdad: nuestra miseria. En Humano demasiado humano, llega a preguntarse si “La verdad, ¿no es hostil a la vida?”. Nietzsche hablaba de las “verdades terribles” de la existencia, que no hay que exponerle al pueblo llano pues no podría soportarlas. Recogía así en el fondo la idea que aparece en la República, cuando Platón propone la “mentira noble”. Esta vendría a ser una mitología necesaria inventada por una elite para mantener la cohesión social, por tanto sería una mentira institucionalizada necesaria para el funcionamiento de la sociedad.

Hasta aquí parece que sólo se ha hablado de filosofadas. Lo malo es cuando estas ideas fueron recogidas por Leo Strauss, el padre de los actuales neocons. Strauss –cuyo pensamiento fundamenta las actuales democracias liberales capitalistas- estaba convencido de la peligrosidad de la “verdad” y de su carácter destructivo. Las verdades debían ser ocultadas tras mitos políticos tal y como que “el pueblo se gobierna así mismo” o que por fin “somos libres de pensar y actuar como queremos”. Desvelar que las masas son dominadas por minorías bajo el apelativo de “democracia”, es una realidad que causaría terror y desolación en la sociedad. No hay que olvidar el profundo elitismo que defendía Leo Strauss y su desconfianza hacia las gentes corrientes. Los mitos políticos, hoy el nacionalismo ha decidido llamarles “relatos”, son el sustituto de la verdad.

Leo Strauss, el padre de los actuales neocons. Strauss –cuyo pensamiento fundamenta las actuales democracias liberales capitalistas- estaba convencido de la peligrosidad de la “verdad” y de su carácter destructivo.

Para Strauss, a las masas no había que aleccionarlas ni encaminarlas al saber o la verdad, sino enseñarles justo lo necesario para que pudieran cumplir con sus funciones productivas en una sociedad jerarquizada y diferenciada, donde todos se creen por derecho ser iguales a los demás (cuando la realidad evidencia lo contrario). Por eso, se ha afirmado que la política moderna hace de la mentira su piedra angular; no para construir un edificio, sino para evitar que se derrumbe. Nietzsche, en El nacimiento de la tragedia ingenia que la función necesaria del “arte” tiene que ver con su alejamiento de la verdad, su carácter irreal y engañoso, incluso su apariencia fantasmal, por tanto los espectáculos artísticos son el velo que nos impiden tomar conciencia de la realidad. Igualmente, en Humano, demasiado humano, afirma que el arte prefiere refugiarse en un mundo de sueños y mentiras bienhechoras, antes que afrontar el riesgo del conocimiento.

De ahí que el mito y el arte, hoy lo llamamos “sociedad del espectáculo”, sean dos de los pilares para soportar un edificio político sustentado esencialmente en la mentira. Más que un edificio, es una ruina que se apuntala en endebles pilares conceptuales que no hay que remover. Su hundimiento provocaría lo que Strauss llama la “democracia nihilista” y para ella hay que inventar “valores” y que pueda así subsistir. De ahí que mientras algunos nos planteamos que hay que restaurar completamente el edificio para evitar una tragedia, los políticos se dediquen a la dramaturgia para convencernos de lo contrario: el edificio puede aguantar, simplemente hay que evitar analizar si los cimientos están firmes. En algo tenía razón Nietzsche: una sociedad que reniega de la verdad, necesita del espectáculo para sobrevivir. Y entre los diferentes papeles a representar por la clase política, la mayoría se ha escogido el de payaso.

Javier Barraycoa

Publicado en La Gaceta

 

2 comentarios en “Mentiras

  1. Hay un libro y una película basada en el libro “El día que Nietzche lloró “.Me ha dicho un catedrático de Filosofía, que Nietzche vivió con prostitutas y recuerdo que también me dijo que de Einstein decían sus hijos algo así:
    ¿ Para qué queremos un padre sabio si no podemos hablar con él ? Ahora recuerdo al gran catedrático de psiquiatría Carlos Castilla del Pino, en Córdoba, comunista como Julio Anguita, que lo que contestó, creo recordar,
    que en una entrevista que le hizo Arcadi Espada en el País o en el Mundo, hace suficientes años, pero que yo leí y en la hablaba de su familia con una enorme inmoralidad, se alegró de la muerte de su padre, su mujer y él dice que no querían tener hijos y luego tuvieron 5.Una hija se suicidó, dos se murieron por Sida, otro se mató en un accidente de moto y el quinto, no recuerdo.
    Dice que el suicidio de su hija no le afectó nada y lo que le afectó seriamente, fue que López Ibor no le concediera la cátedra de Psiquiatría en Madrid.Lei el artículo hace horas y tengo volverlo a leer, porque aquí sólo he escrito anécdotas.

    Me gusta

  2. La democracia inorgánica, de los partidos políticos, es un mercadeo cuyo objetivo es conseguir el mayor número de votos posibles y a cualquier precio; para conquistar el triunfo vale todo incluida la mentira.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s