Catalanismo, masonería y espiritismo: el trasfondo de un proceso revolucionario

 

Catalanismo, masonería y espiritismo: el trasfondo de un proceso revolucionario

La historia de la masonería en España, y más concretamente en Cataluña, es un fenómeno relativamente estudiado. La dificultad del estudio es que muchas de las fuentes son proporcionadas por la propia masonería y por lo tanto están edulcoradas. Otra dificultad la encontramos en las diferentes obediencias y un gran nombre de logias que pertenecen a la llamada masonería irregular (las logias no adscritas a las Grandes Logias internacionales). De hecho en España, la primera logia que se conoce fue fundada en 1727, en Madrid, por el inglés Duque de Wharton. Se la denominó «La Matritense» y estaba adscrita a la Gran Logia de Inglaterra. Esta como tantas otras que le sucedieron, tuvieron corta vida y fueron desmontadas por la Inquisición, siguiendo un Decreto de 1751, del rey Fernando VI, que prohibía esa institución.

ataud prim

Detalle masónico (la pirámide) en el ataúd de Prim

Desde la invasión francesa y la posterior Guerra de Independencia contra Napoleón (1808-1814) proliferaron en España los llamados “afrancesados” (partidarios de las ideas revolucionarias que representaba la Francia del momento). Por eso, entre los reflujos revolucionarios y contrarrevolucionarios que siguieron a la Guerra de la Independencia fueron apareciendo y desapareciendo multitud de logias[1]. Durante el llamado “sexenio democrático” (1868-1874), en el que los destinos de España los rigió un catalán, el General Prim que era masón, las logias volvieron a resurgir[2]. Pero Prim fue asesinado y ello acabó derivando en la proclamación de una caótica y efímera República. Ello permitió la restauración de la rama liberal de los Borbones.

Con la Restauración borbónica, que duraría hasta la llegada de la II República en 1931, la masonería se establece de forma regular en España y más especialmente en Cataluña.

SÍMBOLO DEL GRAN ORIENTE ESPAÑOL.jpegEn 1890 el Gran Oriente Español ya estaba asentado en Barcelona, que se había convertido en la ciudad masónica de España por excelencia[3] (Incluso hoy en día el Ayuntamiento de la ciudad ha publicado la guía “Paseos por la Barcelona masónica”). Del Gran Oriente Español dependían 120 logias en España. El Gran Oriente Español, décadas antes, había acogido a los más importantes políticos del republicanismo federalista[4] que habían protagonizado la desastrosa I República. Pero a finales del siglo XIX la preponderancia de la masonería española, dirigida desde Barcelona, tuvo que competir con una pequeña logia que propugnaba ciertos intereses catalanistas. Se trataba de la Gran Logia Regional Simbólica Catalana Balear. En plena efervescencia del catalanismo político, en 1914 se fusionaron con el Gran Oriente Español. El acuerdo no estuvo exento de ciertos conflictos internos pero finalmente las logias llegaron a un acuerdo que daba cierta independencia a la masonería más catalanista[5]. Ello explica una aparente contradicción. Por un lado, desde Barcelona se dirigía la rama más importante de la masonería en España[6] y por otro lado otras ramas masónicas intentaron –y finalmente lo consiguieron- influir y controlar el movimiento regionalista y catalanista (que originalmente tenía un fuerte sentido católico y tradicional).

La masonería y el catalanismo

arus.jpeg

Biblioteca Arús con forma de templo masónico y estatua de la libertad

En los orígenes del catalanismo encontramos la confluencia de dos corrientes ideológicas. Una el republicanismo federal que tuvo una fuerza original, pero que rápidamente dio paso a una hegemonía conservadora dentro del movimiento político. Quien representaba al movimiento republicano fue Valentí Almirall que pertenecía a la masonería. Almirall, para darnos cuenta de su vinculación con la masonería, fue heredero de un famoso masón Rosendo Arús, al que le dejó parte de su fortuna. Hoy Arús es conocido en Barcelona porque mandó construir una Biblioteca para trabajadores que, curiosamente, se enmarca en una representación de un templo masónico[7]. Pero la facción hegemónica del catalanismo estuvo dirigida por Prat de la Riba, que a su vez –en los orígenes del catalanismo político se tenía que apoyar en fuertes sectores católicos, profundamente antimasones que encabezaba el Obispo Torras y Bages. La influencia de este obispo fue tal que ha sido llamado el “Patriarca espiritual de Cataluña”. Este había llegado a asistir al famoso Congreso antimasónico de Trento, celebrado en 1896 y en muchas de sus pastorales, así como en una de las obras clave del catalanismo, La Tradición Catalana (escrita en 1892), denuncia a la masonería[8].

espeiri.jpgLa masonería en Cataluña, pues, tuvo un relativo acceso a los poderes regionales que controlaba el catalanismo conservador. De ahí que su labor durante mucho tiempo fuera más eficaz en el resto de España que no en la propia Cataluña. Por eso, durante unas décadas, se mantuvo bajo un doble paraguas. Por un lado, se mantuvo a niveles muy elitistas en los que podía codearse con una riquísima burguesía catalana que aún se caracterizaba en buena parte por su catolicismo. Por otro lado, mantuvo constantes relaciones con el, por entonces, submundo, del anarquismo medio clandestino. Este contacto con las bases obreras más enajenadas y radicales era una forma de que las logias salieran de sí mismas e intentaran una influencia social. Este encuentro no hubiera sido posible si no hubiese un punto común del que participaban tanto ese anarquismo de finales del siglo XIX y principios del XX, como la propia masonería: el espiritismo. De ello hablaremos un poco más abajo.

francesc layret campana de gràcia.jpg

Homenaje a Francesc Layret tras su asesinato

Será con la caída de la monarquía borbónica y la llegada de la II República en España, cuando por fin podrá emerger la masonería en el ámbito del poder regional o autonómico. Todo ello acontecía en 1931, en unas elecciones municipales, que hicieron huir al rey Alfonso XIII. En Cataluña, el catalanismo conservador fue derrotado por un nuevo partido que levantaba la bandera del catalanismo de izquierdas, republicano y anticlerical: se trataba de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC). Desde sus orígenes y en sus fundadores, la masonería había dejado su huella. Uno de precursores fue Francesc Layret, masón, defensor de obreristas, republicano y que murió asesinado por derechistas en 1920. Había fundado el Partido republicano Catalán que se adheriría luego a ERC. El Presidente del partido Estat Català, Francesc Macià, también era masón. Este partido se integraría como uno de los ejes fundamentales de ERC y Macià se convertiría en el primer presidente autonómico de Cataluña durante la II República. El segundo Presidente sería Lluís Companys, también masón y que durante muchos años había sido abogado de anarquistas. Como luego señalaremos, sabemos que practicaba habitualmente el espiritismo. La relación entre masones catalanes y los que tomaron el poder en la II República, posiblemente impidieron que Francesc Macià, aprovechando la debacle y caída de la monarquía y proclamara la independencia de Cataluña[9].

ercEl símbolo de esta nueva formación, Esquerra Republicana de Cataluña, era más que significativo: un triángulo (masónico) que contenía las cuatro barras de la bandera catalana. Se da la circunstancia curiosa que uno de los Diputados de Esquerra Republicana de Cataluña fue Ramón Franco, que era conocido masón. Por esa época de la II República nació la Gran Logia de Cataluña, era el 9 de septiembre 1933. Esta logia representaba los intereses de los republicanos federales y se asoció a la Gran Logia de España, aunque al finalizar la guerra desapareció. Hoy en día, existe una logia llamada así, pero no se puede demostrar la continuidad con la anterior. Hay también hoy en día mucha literatura sobre logias autónomas en Cataluña que estarían promoviendo todos el proceso independentista. Por ejemplo existe una Ágora masónica que es una fundación que se dice masónica y que apoya el proceso independentista, pero no tiene el reconocimiento de ninguna obediencia importante. O también el Gran Orient de Catalunya, con página web incluida[10], pero que no son más que meras imitaciones de la masonería, que como mucho se podrían incluir en la nebulosa de la masonería irregular. Por otro lado, tampoco hay que relativizar la fuerza que tiene actualmente la masonería en Cataluña. A nivel político, los masones se concentran en Cataluña especialmente en el Partido Socialista de Cataluña y en Esquerra republicana, pero están en representados en casi todos los partidos importantes. Ello explica por qué la Generalitat de Cataluña (el gobierno autonómico) ha sido la única institución del Estado español que ha hecho una declaración institucional reconociendo la masonería como colectivo injustamente perseguido con el régimen franquista.

El espiritismo en Cataluña

Ningún acontecimiento histórico se puede explicar con unas cuantas causas, y en sí todo hecho histórico lo configuran un cúmulo de hechos y causalidades a veces muy difíciles de conectar. Si nos adentramos en el caso de la relación de la masonería con el espiritismo, el problema aún se hace más grande. Pero sin intentarlo, tampoco entenderíamos cómo la masonería llegó a influir (y todavía influye) tanto en la sociedad catalana. Sabemos que pasada la primera mitad del siglo XIX, algo estaba ocurriendo en Barcelona, pues ya se prodiga el espiritismo, formas de esoterismo, asociaciones, que acabarán convirtiendo a Barcelona en una de las capitales mundiales del espiritismo, el ocultismo o la masonería. Un síntoma de esta realidad es que el último auto de fe que se celebró en España, en 1861, fue en Barcelona, en el patio del baluarte de la Ciudadela donde se quemaron públicamente centenares de publicaciones espiritistas.

wagner_imatge_44.jpgOtro fenómeno a tener en cuenta es la pasión que despertó Wagner en Barcelona. Proliferaron las asociaciones wagnerianas y el fervor que levantaban las representaciones de sus óperas, rozaba la locura. Este fenómeno inevitablemente vino acompañado de grupos que se consideraban asociaciones ocultistas, espiritistas o masónicas, que buscaban en las óperas, signos de ritos iniciáticos. Entre las operas de Wagner, para muchos: ”Pársifal es realmente la única ópera que describe el camino iniciático desde su principio a su final”. Barcelona era la primera ciudad española donde llegaban todo tipo de novedades de este submundo. Por la Ciudad Condal entró en España el mesmerismo, el espiritismo, la frenología, el hipnotismo y todas las extravagancias que pudieran sustituir el cristianismo. En Cataluña, paradigmáticamente, coincidieron en el tiempo dos fenómenos de signo totalmente opuesto pero que acabarían convergiendo.

Por un lado, en 1886, Mn. Morgades, obispo de Vic (y catalanista), aprobó la reconstrucción del Monasterio de Ripoll. Era un monasterio milenario en una ciudad que se consideraba la “cuna” de Cataluña[11]. Durante las desamortizaciones del siglo XIX y las Guerras carlistas, el Monasterio había quedado en ruinas. El obispo Morgades hizo de la inauguración del Monasterio de Ripoll un acto casi político de catalanismo y catolicismo como dos realidades indisolublemente unidas. Fue a partir de aquí cuando se empezó a popularizar el uso de la bandera catalana, pero como signo del catalanismo conservador y católico. Por su parte los Republicanos federalistas, laicos y anti católicos, siempre rehusaron identificarse con esa bandera. Y sólo muy tardíamente la abrazarían como suyas.

espiritistasPor otro lado, se celebraba en Barcelona el I Congreso Espiritista Internacional, corriendo el año 1888 (haciéndolo coincidir con la Exposición Internacional de Barcelona). Esto fue posible por la proliferación en 1870 de multitud de centros espiritistas en España, coincidiendo con la llegada a España de una nueva dinastía y un nuevo Rey: Amadeo de Saboya. El General Prim que había dado un Golpe de Estado para derrocar a la monarquía liberal, sabía que España no estaba aún preparada para aceptar una República. Por eso buscó un rey-revolucionario. Lo encontró en la dinastía de los Saboya que eran enemigos manifiestos del Papado al que le había arrebatado los Estados pontificios. Prim pensaba que con esta solución se contentarían los monárquicos moderados y los revolucionarios. Pero no fue así. El General Prim murió asesinado y ello llevó a la abdicación de Amadeo de Saboya, lo cual precipitó la llegada de la I República, ala que más arriba nos referimos.

mancheta-el-faro-espiritistaEl espiritismo arraigó con fuerza en Cataluña. En 1882, se funda la Federación Espiritista del Vallés (Barcelona) convirtiéndose más tarde, en la Federación Espiritista Catalana. Luego llegará el I Congreso Internacional espiritista de Barcelona. En 1901 se celebrarán los Juegos Florales Espiritistas en Sabadell y Barcelona. Nuevamente Barcelona acogerá el V Congreso Espiritista Internacional, en 1934, en plena república laica, y con la participación de más de 120 asociaciones espiritistas. Los asistentes fueron recibidos por el alcalde Don Carlos Pi y Sunyer y el Presidente de la Generalitat, Lluís Companys, cedió para el Congreso el Palacio de Proyecciones. También dijimos más arriba que Companys practicaba habitualmente el espiritismo en su casa[12].

Allan-kardec-300x298.jpg

Allan Kardec

Son muchos los personajes que aparecieron en Cataluña como promotores de este submundo espiritual. Pongamos algunos ejemplos: José Mª Fernández Colavida, que fue traductor de las obras de la Codificación Espiritista. Este personaje de joven había sido un combatiente de la Primera Guerra carlista, pero hubo de exiliarse a Francia. Allí, ya mayor, conoció el espiritismo. Fue el traductor del espiritismo en España y el traductor de los textos de Allan Kardec[13] al español. Fernández Colavila fue de todo: magnetizador y psicólogo, y conocido por sus trabajos de regresión de la memoria y por sus experiencias en telegrafía psíquica. Fundó en 1869 la Revista de Estudios Psíquicos y el Centro Barcelonés de Estudios Psicológicos. Fundador de la primera librería espiritista en la capital de Cataluña, de la Asociación de los Amigos de los Pobres, de la Sociedad Barcelonesa Propagadora del Espiritismo y el director del Grupo Espíritista La Paz. Como podemos comprobar, el espiritismo se envolvía de ideas de hermandad universal y por ello empezó a cuajar entre trabajadores anarquistas. Los méritos de este personaje le llevaron a presidir el I Congreso Internacional de Espiritismo.

Otro personaje, entre otros mucho que proliferaron en aquella época por Cataluña fue Miguel Vives y Vives. Fundó en Tarrasa (Barcelona) el Centro Espiritista “Fraternidad Humana”, en 1872. Fue también presidente del Centro Barcelonés de Estudios Psicológicos. fundador de la revista “Unión”, órgano que se incorporó a la revista espiritista por excelencia “La Luz del Porvenir”. Miguel Vives difundió las ideas reencarnacionistas. Escribió obras como “El Tesoro de los Espiritas” y al igual que el anterior, su militancia espiritista la combinó con acciones para “redimir” a los pobres y necesitados.

vizconde.jpg

El vizconde Torres-Solanotla

El vizconde Torres-Solanotla, cuyo padre fuera ministro del masón con un General anticarlista: Espartero. Había nacido en Aragón, pero centró su acción en Cataluña. Fundó las primeras Escuelas Laicas en 1885. Tuvo como compañero a Fabian Palasí Martín, que dirigió en 1887 la primera escuela laica graduada en Sabadell (Barcelona). En Lérida, en 1873, D. José Amigó Pellicer fundó el Centro Espiritista llamado El Círculo Cristiano-Espiritista. La relación de centros y publicaciones espiritistas en Cataluña fue tan grande que provocó reacciones en el mundo católico. Por ejemplo, muy preocupado, en 1875, el sacerdote Niceto Alonso Perujo la revista El Sentido Común, con el significativo subtítulo de: Revista mensual dedicada a combatir el espiritismo.

retrato-de-amalia.jpgEn Barcelona van floreciendo centros y publicaciones como el Centro Espirita barcelonés La Buena Nueva siendo su presidente Don Luis Llach quien mantenía contacto permanente con la célebre médium Amalia Domingo Soler (de la que hablaremos más abajo). Incluso en las cortes republicanas, en 1874, un grupo de diputados espiritisas (y posiblemente masones, pues no era extraño encontrar masones espiritistas y viceversa) propusieron en la cámara que la Doctrina Espiritista fuese incluida en el sistema educativo. El Golpe de Estado del General Pavía, que acabó con la I República, no permitió que el proyecto se discutiese. Esta sorprendente –aunque desconocida- extensión del espiritismo, que tenía su centro más singular en Barcelona, no tendría más importancia si no fuera por las relaciones que se establecieron con el anarquismo revolucionario y luego con el catalanismo.

Espiritismo, anarquismo y catalanismo

El espiritismo fue un fenómeno particular, porque aunó por un lado a gentes pertenecientes a altas clases sociales, y por otro a gentes de extracción social baja, predominantemente de proletarios, comerciantes y artesanos. Poco a poco, imperceptiblemente se irán creando relaciones entre masones (de clase alta), médiums (que podían provenir de clases bajas); anarquistas ateos (especialmente emocionados con la hipnosis) o humanistas filántropos que picoteaban de todo un poco.

claramunt.jpg

Teresa Claramunt

Ya los carbonarios (una de las formas de la masonería más anticlericales) se acabaron integrando en la anarquista Internacional bakuniana. Frente al culto católico, muchos anarquistas no se quedaron aparcados en el ateísmo, sino que se volcaron en el espiritismo. Una de las primeras y más famosas anarquista, feminista y espiritista fue la catalana Teresa Claramunt. Nacida en 1862 en Sabadell, impulsó en 1892 la primera sociedad feminista española: la Sociedad Autónoma de Mujeres de Barcelona. Fue una revolucionaria nata, participando en la “Semana Trágica” de Barcelona donde el Gobierno tuvo que aplastar una sublevación anarquista en Barcelona (1909). El hecho se saldó con numerosos muertos e Iglesias quemadas por los anarquistas. Exiliada en Zaragoza promovió la sindicación en la Confederación Nacional de Trabajadores (CNT)[14].

Sus biografías actuales suelen ocultar su pasión por el ocultismo y el espiritismo. Será una de las colaboradoras de la más famosas de las espiritistas, Amalia Domingo, en el Círculo espiritista La buena vida, del barrio de Gracia de Barcelona (un barrio de tradición obrera y revolucionaria). A parte de su devoción espiritista fue activa colaboradora en numerosas publicaciones anarquistas y obreristas. Escribió para numerosas revistas y periódicos anarquistas de la época: La Alarma, Buena Semilla, El Combate, Cultura Libertaria, Fraternidad, Generación Consciente, El Porvenir del Obrero, El Productor, El Productor Literario, El Proletario, El Rebelde, La Tramontana, Tribuna Libre, etc.

revista-el-buen-sentido.pngEn estos ambientes coinciden decenas de movimientos y novedades que convierten ciertos ámbitos del mundo barcelonés y catalán en un polvorín místico-revolucionario: anarquismo, librepensamiento, higienismo, inmanentismo, krausismo, masonería, feminismo, naturismo, vegetarianismo, esperantismo, antimilitarismo, teosofía, anticlericalismo, espiritismo… La influencia francesa es notable ya que ahí también florecen los centros obreros espiritistas y se publican obras como la de Bouvery titulada La anarquía y el espiritismo entorno a la ciencia y la filosofía (1896). En la Occitania (Departamentos del sur de Francia, que el catalanismo aún reivindica como tierras catalanas) se fundan semanarios como El Cristo anarquista, en la que se hacen confluir mística y revolución. En Cataluña le siguen El criterio espiritista, Luz y unión o Luz del porvenir. En Lérida el espiritismo queda asociado a la Democracia con la revista El Buen Sentido, subtitulada Revista de Ciencias, Cristianismo, Democracia. Órgano del Libre-pensamiento cristiano.

portada-la-luz-del-porvenir-de-villena-3Pero, hay que centrarse en la figura de Amalia Domingo, pues en ella se ve claramente como confluyen espiritismo y anarquismo. Nacida en Sevilla, practicó el espiritismo en Madrid, pero ahí no se ganaba demasiado bien la vida y aceptó una invitación de una familia del barrio de Gracia de Barcelona. Se traslada a Barcelona y participando de las reuniones del grupo La Buena Nueva. En Gracia comenzó a transcribir “los relatos de los espíritus” que allí se comunicaban con ella. Su fama fue tal que incluso mantuvo un combate dialéctico con uno de los mejores teólogos de la diócesis de Barcelona, el canónigo don Vicente Manterola. También se hizo famosa por el periódico La Luz del porvenir, que tuvo una notabilísima importancia en la difusión del espiritismo entre la clase obrera. Hoy, en cualquier historia sobre el anarquismo y el feminismo español, siempre aparece esta espiritista como una abanderada de la modernidad. Según Gerard Horta: “La participación de las espiritistas catalanas en el desarrollo del feminismo es central, a pesar de la profunda invisibilización de que ha sido objeto”.

criterioUn último caso, de los cientos que podríamos aportar, es el de Manuel Sanz Benito, aunque madrileño, tuvo sus experiencias espiritistas principalmente en Barcelona. Además como muchos espiritistas era krausitas (defensores de la libertad de cátedra y por lo tanto de no someterse a la autoridad política o eclesiástica). Entre 1877 y 1889 mantuvo su labor de divulgación en la revista El Criterio Espiritista, de la Sociedad Espiritista Española. En 1893 ganó la Cátedra de Metafísica de la Universidad literaria de Barcelona. El primer día de clase se congregaron un grupo de estudiantes tradicionalistas a boicotear su primera conferencia. Ello provocó un revuelo universitario que duró varias semanas. Los estudiantes liberales se concentraban a las puertas del Claustro, gritando “¡Viva la libertad de cátedra!”, “¡Viva la libertad de pensamiento!”, “¡Viva el catedrático Sanz Benito!” y “¡Abajo el oscurantismo!”. En frente, según relata la prensa de la época: “unos valientes con boina y garrotes, que apoyaban a los carlistas y daban vivas a Carlos VII, a la religión y al Papa”. Finalmente tuvo que abandonar la Universidad de Barcelona.

Relaciones con el catalanismo: el ejemplo del “Himno nacional de Cataluña

Aunque la historia es compleja, y sería muy largo relatarla. El catalanismo que originalmente era conservador, católico y antimasón, fue convergiendo con el mundo de la izquierda revolucionaria. En parte porque el catalanismo político conservador quiso atraerse a elementos de izquierdas para hacerse más fuerte políticamente; en parte porque entre los líderes del catalanismo conservador ya existían muchos católicos liberales dispuestos a renegar de los principios a cambio de tacticismos políticos.

sega.jpgExpondremos, a modo de ejemplo y paradigma, cómo surgió el actual “Himno nacional de Cataluña”. Es una forma de ver cómo los ambientes izquierdistas y republicanos, fueron poco a poco dominando los símbolos del catalanismo, para luego alcanzar con ERC la hegemonía política (derrotando durante la II República a la Lliga Regionalista.

El “himno de Cataluña”, Els Segadors. tiene una historia rocambolesca. En 1640 estalló una revuelta en Cataluña llamada así, la Guerra dels Segadors que con el tiempo ha sido mitificada hasta convertirse en uno de los referentes del catalanismo actual (pues se interpreta como una revuelta contra el Rey de España). En el siglo XIX unos estudiosos, políticamente conservadores y en cierta medida catalanistas, rescataron la memoria de la revuelta de 1640 que había quedado hasta entonces prácticamente olvidada. Una de las cosas que recuperaron fue una canción del siglo XVII. Uno de ellos, Milà y Fontanals la rehizo, dándole un tono épico, tradicional y católico.

Unos años más tarde, aparecido ya el catalanismo político, un catalanista, Francesc Alió, añadió a modo de estribillo el verso “Bon cop de falç” (buen golpe de hoz). Este “Bon cop de falç” le daba a la canción un tono combativo del que carecía originalmente, porque evocaba a la guillotina de la Revolución francesa). Los catalanistas de izquierdas querían que este fuera el himno de Cataluña. Al principio los catalanistas más conservadores desconfiaron de un canto que fue identificado por algunos con La Marsellesa, un himno revolucionario. Pero finalmente muchos catalanistas conservadores aceptaron el canto de Els Segadors, al que –como ahora explicaremos- se cambió de nuevo radicalmente la letra.

Emili_Guanyabens_0906

Emili Guanyavents

Esta alteración se produjo en 1899. La letra tradicional contenía demasiadas concomitancias religiosas y tradicionales, que no podían satisfacer a los catalanistas de izquierdas. En 1899, la Unió Catalanista convocó un concurso para dotar al himno de una letra más corta, ya que el romance del siglo XVII contaba con sesenta versos. Tenía además como intención que la letra se adaptara a las reivindicaciones del catalanismo. Los catalanistas más conservadores se opusieron a este concurso pues defendían que si el ingenio del pueblo había elaborado esa canción, no se debía cambiar. Al concurso se presentaron varias letras, pero quedó desierto. Uno de los participantes fue Emili Guanyavents, todo un personaje curioso. A pesar de no haber ganado el concurso (las historiografías catalanistas afirman que lo ganó), los periódicos catalanistas más de izquierdas promocionaron su letra hasta imponerla como “Himno de Cataluña”.

¿Cuál era el interés por promocionar la letra de Guanyavents? Los motivos eran varios y contundentes. Por un lado su letra eliminaba toda referencia tradicional y religiosa. Por otro lado, Emili Guanyavents era un asistente habitual a la Asociación Internacional por la Paz en Barcelona donde se reunían masones, librepensadores, republicanos y espiritistas. Él, de hecho, era un entusiasta espiritista y anarquista. Por tanto, imponer la letra de este autor, era como afirmar que Cataluña debía ser configurada por los ideales revolucionarios y no la Cataluña católica y tradicional propuesta en Torras i Bages en La tradició catalana. Es significativo, aunque hoy nadie lo menciona, que personajes de referencia para el catalanismo, como Torras i Bages, Verdaguer o Frances Matheu (Patriarca de los Juegos Florales), se opusieron radicalmente a que este fuera el himno de Cataluña.

pompeu.gif

Pompeu Fabra

En la medida que los líderes catalanistas fueron cediendo en sus principios para mantener ciertas parcelas de poder, creyeron que cediendo a los catalanistas de izquierdas ciertos ámbitos culturales del catalanismo, se perpetuarían como movimiento político. Para ver la complejidad de estos procesos podemos señalar que el espiritista Guanyavents, acabó trabajando el la sección filológica del Instituto d´Estudis Catalans. Colaboró con el gran reformador y/o creador de la gramática catalana, Pompeu Fabra, que se usa hoy en día. Por cierto, una gramática que rompía con el catalán pluriforme y tradicional, para unificarlo en una lengua única. Pompeu Fabra, que no era filólogo sino Ingeniero Químico, era también masón, republicano y de izquierdas. Por aquella época, el Institut d´Estudis Catalans, era el primer gran órgano institucional del catalanismo para desarrollar su obra de hegemonía cultural.

President_Companys.jpg

Lluís Companys

Dependía de la Mancomunitat de Cataluña (una especie de gobierno pre-autonómico concedido por un gobierno conservador en Madrid), y ésta estaba presidida por el catalanista conservador Prat de la Riba. Siendo Prat de la Riba conservador y apoyado esencialmente por el voto católico, desplazó de la sección filológica a los grandes expertos (que eran casi todos sacerdotes) y se la entregó al masón Pompeu Fabra. Su intención era compartir ámbitos culturales y políticos con la izquierda. Pero ello implicó que al cabo de unas décadas, fuera la izquierda la que acabara monopolizando el catalanismo. Las contradicciones de esta política catalanista se evidenciaron cuando estalló la Guerra Civil española en 1936. ERC, liderada por Companys y en coalición con las fuerzas anarquistas iniciaron una profunda persecución religiosa que llevó a que en Cataluña se asesinaran unos 2.500 sacerdotes y religiosos. Y todo el catalanismo conservador tuvo que huir y muchos jóvenes catalanistas se pasaron al Ejército de Franco.

Estas contradicciones dentro del catalanismo, se han perpetuado hasta nuestros días y por eso lo convierten en un fenómeno tan difícil de analizar.

Javier Barraycoa

NOTAS:

[1] Los “afrancesados” más influyentes rondaban las logias del Gran Oriente de España. Esta obediencia masónica se debía al Gran Oriente Francés y fue fundada en 1760 por el Conde de Aranda (ministro del rey Carlos IV). Se calcula que en 1800 contaba con 400 logias repartidas por toda España.

[2] Durante el sexenio revolucionario el Gran Oriente de España se dio a conocer públicamente. El 1 de mayo de 1871 apareció el primer número del Boletín del Gran Oriente de España.

[3] La tradición masónica en Barcelona ya venía de muy lejos. En 1748 un militar español que se había iniciado en la ciudad francesa de Niza, fundó la primera logia. Esta fue denunciada a la Inquisición y desmantelada. En 1776 se reorganizó pero de nuevo fueron detenidos todos sus dirigentes. Sin embargo la masonería realmente influyente en Cataluña desde finales del siglo XIX hasta el final de la Guerra Civil en 1939, no es una continuación de estos primeros intentos.

[4] En la historia del republicanismo español siempre descubrimos una fuerte pugna entre los “federalistas”, partidarios de una España descentralizada en Estados federados entre sí, y los “unitaristas”, partidarios de un modelo centralista como la república francesa. Los que promovieron la I República fueron “federalistas” y eso conllevó a un proceso de desintegración nacional que obligó a los propios republicanos a dar un golpe de estado para que volviera la odiada dinastía borbónica.

[5] El acuerdo de fusión entre las dos logias consistía en que la obediencia catalana sólo podía otorgar los tres primeros grados, los llamados simbólicos. Y La Gran Logia de España concedería los restantes: del 4º al 33º. Evidentemente la lógica simbólica luchó por preservar su autonomía en Cataluña, la cual fue oficialmente reconocida en octubre de 1922, durante la Asamblea Nacional del Gran Oriente Español, en la que se aprobó una organización federalista para las logias simbólicas e independientes respecto al Supremo Consejo del Grado 33º.

[6] Incluso hoy en día la sede de la Gran Logia de España está fijada en Barcelona, Gran Vía de las Cortes Catalanas, 617.

[7] La biblioteca, o templo masónico, ha sido descrita así: U”na entrada independiente, amplia, suntuosa, con una escalinata de mármol de tres tramos, de siete, diez y diez escalones, iluminada por cuatro enormes candelabros de bronce y cristal tallado, le aseguró el acceso directo desde la calle. El zócalo es de mármoles de colores. Remata la escalera un peristilo de gusto clásico, con cuatro columnas jónicas a cada lado más las dos que flanquean la puerta de entrada, a cuyos pies mármoles de colores dibujan la palabra Salve dirigida a quien quiera que llegue. También una réplica de dos metros aproximadamente, de la estatua de “la Libertad iluminando al mundo” del masón Bartholdi”.

[8] En 1884 había sido promulgada la Encíclica Humanum Genus de León XIII, condenando la masonería.

[9]  Algunos estudios señalan que en 1931 (año de la caída de la Monarquía) el número total de logias del Gran Oriente Español ascendía a 167. Entre los masones relacionados con la política habría, al llegar la república 17 ministros, 5 subsecretarios, 15 directores generales, 183 diputados, 5 embajadores, 9 generales de división y 12 generales de brigada. En total 246 altos cargos de la política y del ejército eran miembros de la masonería.

[10] También cuenta con web la Gran Logia Provincial de Cataluña, y así un sinfín de “logias”.

[11] El monasterio habría sido construido en el año 880, por orden del Conde Guifredo el Belloso, del que apenas sabemos nada y una falsa leyenda le atribuye el origen de la bandera catalana. E aquella época Cataluña no existía aún como entidad política y sólo existían un conjunto de condados fronterizos que dependían del reino carolingio.

[12] En el epistolario de Joan Sales, miembro de un pequeño Partit Comunista Català, con Màrius Torres, se puede leer, en carta del 13 de agosto de 1936, una curiosa anécdota. Relata unos encuentros en la casa de Companys en la Rambla Cataluña, antes de que llegara a ser Presidente de la Generalitat. Estos encuentros eran para asistir a sesiones espiritistas. A las sesiones acudían su primera mujer y su hija y, con cierto tono de humor, cuenta cómo se les apareció Francesc Layret (el abogado de los obreros), reconocible por su gordura y cojera.

[13] Allan Kardec fue el “codificador” del Espiritismo. Fue el que recogió y organizó el material que fundamentó la corriente espiritista del s. XIX. Se hallaba en esa difusa frontera entre la psicología, el ciencia y el espiritismo, el cual quería elevar a categoría de ciencia. En su escrito “¿Qué es el Espiritismo?”, afirmaba: “El Espiritismo es a la vez una ciencia de observación y una doctrina filosófica. Como ciencia práctica, consiste en las relaciones que pueden establecerse con los espíritus, como doctrina filosófica comprende todas las consecuencias morales que se desprenden de semejantes relaciones.”

[14] Este, posiblemente, fue el sindicato anarquista más grande y poderoso de toda Europa.

revista-el-buen-sentido.png

3 comentarios en “Catalanismo, masonería y espiritismo: el trasfondo de un proceso revolucionario

  1. Pingback: “Catalanismo, masonería y espiritismo: el trasfondo de un proceso revolucionario” por Javier Barraycoa « SOMATEMPS Catalanitat és Hispanitat

  2. La elección de Prim, masón y que tuvo funerales masónicos en la basilica de Atocha de Madrid estando de cuerpo presente, de un miembro de la Casa de Saboya para ser Rey de España era que siendo una dinastía católica, condición sine qua non para reinar en España, estaba en muy buenas relaciones con la masonería:

    a través de Cavour, masón, los Saboya y la masonería “unifican” Italia, es decir, se apoderan del reino de las Dos Sicilias derrocando a un rey católico, y se apoderan de los Estados Pontificios. De aquí parte el atraso del Sur de Italia: se convierte en una colonia del norte.

    Los Saboya aprueban la desamortización eclesiástica en Italia para robar a la Iglesia sus propiedades y enriquecer a los hermanos masones ‘liberales”.

    Todo en nombre del progreso, de la libertad y del librepensamiento.

    Me gusta

  3. Pingback: Espiritismo, modernidad y reivindicación social en la España decimonónica – Ser Histórico. Portal de Historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s