Jesús, SÍ nació el 25 de diciembre. Errores de los que difunden errores (2)

Parte 1

Jesús, SÍ nació el 25 de diciembre. Errores de los que difunden errores (1)

 

Lo que sí podemos empezar a saber con certeza.

Como decíamos, la tesis proveniente del mundo protestante y ciertos ámbitos católicos, sobre el “plagio” cristiano del 25 de diciembre, no tiene más sustento histórico que el que se inventó esta tesis. El “Nacimiento del Sol Invicto”, instituido por el emperador romano Aurelio el 25 de diciembre de 274, fue –como ya señalamos- más tardío que las celebraciones cristianas del nacimiento de Jesús el 25 de diciembre.

Sí sabemos que en Roma había dos templos dedicados al Sol. Uno de ellos era custodiado por los antepasados de Aurelio y celebraba su festival de consagración el 9 de agosto, y el otro el 28 de agosto. El culto al sol romano había decaído en el siglo II, siendo sustituidos por los cultos solares orientales, como el de Mitra. No obstante ninguno de estos cultos, romanos u orientales, estaban relacionados con solsticios o equinoccios.

ninguno de los cultos solares, romanos u orientales, estaban relacionados con solsticios o equinoccios.

sol2

relieve del Sol invictus romano

Aurelio, posteriormente a las primeras liturgias cristianas, instauró la fiesta del “Nacimiento del Sol Invicto” como una forma de unificar espiritualmente un Imperio ya totalmente disgregado por lo que hoy llamaríamos “multiculturalismo”. Esta sería una fecha que pretendía relacionar el renacimiento del Sol (el alargamiento de los días con el solsticio) con el “renacer” del imperio. Y para reforzar la fiesta la hizo coincidir con la del cristianismo que ya empezaba a despuntar.

Ciertamente, no tenemos pruebas documentales de la celebración de la Navidad hasta algunos años después de Aurelio, en el año 336 d.C.. Pero ello no significaba que no se celebrara antes. Además sí que hay datos más que suficiente de que los cristianos tanto latinos como orientales, ya en el siglo II y III se preocuparon por averiguar la fecha exacta del nacimiento de Cristo, para fijar tanto la Muerte de Cristo como su nacimiento.

la fiesta del “Nacimiento del Sol Invicto” fue una forma de unificar espiritualmente un Imperio ya totalmente disgregado por lo que hoy llamaríamos “multiculturalismo”.

Por ejemplo se sabe que en el siglo II se produjeron fuertes disputas sobre si la Pascua tenía que caer siempre en domingo o en cualquier día de la semana (con otras palabras si se debía seguir el calendario lunar o el solar). Una profunda tradición judía, atribuía que los grandes Patriarcas del Antiguo Testamento nacían y morían en el mismo día (de ahí que aún se conserve la tradición de denominar el día del fallecimiento de los santos como su “dia natalis“). Siguiendo los intentos de los primeros cristianos por fijar el día de la muerte de Cristo, un 25 de marzo según el calendario actual, ésta indicaría también el día de su concepción, y nueve meses más tarde el de su nacimiento el 25 de diciembre. Todo ello se barruntaba mucho antes de la famosa institución de la fiesta del sol de Aurelio. En la tradición cristiana griega se mantuvo el cálculo del 6 de diciembre, de ahí que el 6 de enero se celebre la epifanía de Señor.

El testimonio de San Juan Crisóstomo

san-juan-crisostomo

San Juan Crisóstomo

La celebración de la fiesta de Navidad en 25 de diciembre, se detecta litúrgicamente en Constantinopla en el año 379 o 380 (lo cual no significa que no se celebrara mucho antes). De un sermón de San Juan Crisóstomo, Patriarca de Antioquía, se deduce que ahí se celebró por primera vez el 25 de diciembre del 386. En uno de sus sermones, San Juan Crisóstomo, alienta a los cristianos que duden de la fecha del nacimiento de Cristo que vayan a Roma y consulten los censos que se elaboraron en la época del nacimiento de Jesús. Da a entender que muchos cristianos ya los habían consultado y así lo habían confirmado con su testimonio. Por desgracia esos censos desaparecieron con las invasiones bárbaras y los incendios de Roma.

Poco a poco la mayor parte del cristianismo, incluso en Jerusalén, se aceptó como definitiva la fecha de 25 de diciembre (antes del triste cisma de Oriente). Sólo la Iglesia armenia celebró (hasta hoy en día) el nacimiento de Cristo, la adoración de los Reyes y el bautismo el 6 de enero. En esta fecha, los actuales cristianos ortodoxos celebran la Epifanía y el bautismo de Cristo en el Jordán.

San Juan Crisóstomo, alienta a los cristianos que duden de la fecha del nacimiento de Cristo que vayan a Roma y consulten los censos que se elaboraron en la época del nacimiento de Jesús

Todo indica por tanto, que el de 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Cristo no tiene nada que ver con las influencias paganas. Y que, en todo caso, el intento de manipulación fue de los emperadores y no del cristianismo. Es imposible creer que los cristianos del siglo III se dejaran engañar y confundir una fiesta celebrada en honor de un astro con Cristo ya tenido como: “la luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo”. San Cipriano ya decía de Jesús: “Él es el verdadero Sol” y San Agustín: “Él es el nuevo Sol”, en concordancia con múltiples profecías del Antiguo Testamento.

Un comentario en “Jesús, SÍ nació el 25 de diciembre. Errores de los que difunden errores (2)

  1. Pingback: Jesús, SÍ nació el 25 de diciembre. Errores de los que difunden errores (y 3) | Anotaciones de Javier Barraycoa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s